La Quebrada del Diablo

18 Oct

No iba a San Pedro de Atacama desde mi viaje de estudio ahí por 1996. La verdad es que la primera vez que fui no me mato, es mas solo me acuerdo de el museo, donde solo fui a comparar un pedazo de tela que encontré en un Pucara para verificar que este pertenecía a algún indígena Pre-Colombino, el cual para mi sorpresa era 100% real… Lamentablemente cuando volví a Santiago, mi nana me ordeno las cosas donde lo primero que se fue a la basura fueron mis descubrimientos arqueológicos.

En fin, desde esa fecha que no había ni pensado en volver a ese lugar sumándole, que siempre me gusto mucho mas el sur, y mas encima pololie con una chiquilla que me dejo por un mono y se fue a vivir a San Pedro…. Que ganas tendría de ir a ese lugar…. La verdad no muchas.

Si no es por mis amigos Rass y Jonnas que por efectos del fin de semana… supongo, compraron compulsivamente 3 pasajes con destino final, San Pedro de Atacama por el fin de semana largo (8 al 12 de Octubre)…. A lo cual yo no opuse resistencia.

Busque datos, pregunte, me dijeron los típicos, el tatio, el valle de la luna, el valle de la muerte, ojos del salar, puritama…. En fin tantos que finalmente, una amiga cineasta Camila Langlois, da en el clavo y me cuenta de un lugar que ella había ido…. Un lugar que se internaba por una grieta entre las montañas del desierto, donde cada pedaleo que daba era una intriga (iba en bicicleta), finalmente prefirió devolverse ya que el lugar daba miedo. Supe después de esta historia, que ese era el lugar que tenia que conocer en este viaje a San Pedro.

 

Llegamos a San Pedro el viernes 8 de octubre, pensé que era mucho más caro, pero nada que ver, acá algunos ejemplos:

-Alojamiento (La Rosa de Atacama) a 1 cuadra de la Plaza 8.000 por persona.

-Almuerzo 1.800 (con el mejor pollo asado con arroz y ensalada a la chilena… para tomar, un baso de agua) en una cocinería a 8 minutos caminando del centro de San Pedro.

-Comida en el café Export 5.500, este es un local taquillero, no tanto como el Adobe. El menú consistía en, una sopa o entrada, un plato de fondo, postre y un pisco sour de regalo. El pisco sour estaba de mas ya que no podía ser mas malo. Que mala estrategia regalar un pisco sour, para enganchar y atraer publico… te lo pasan y es malísimo, sin comentarios.

– Los Tours de casi todas las cosas salen entre 10 y 15 lucas (todos los que fui llevaban coctel, medios pirujas igual)

– Bicicletas a 8.000 el día entero (8 horas) unas Trek muy ricas. Eran tan ricas las bicis, que yo que no andaba hace 15 años, los primeros 15 kilómetros ni los sentí… de ahí para adelante, el dolor fue inevitable.

El primer día no hicimos nada solo caminar por ahí por allá. El segundo día al despertarnos fuimos a buscar nuestras bicicletas Trek 9.500 Pro (jaja no me acuerdo como se llamaban) y partimos con la conducción de Silvana y Daniel, camino a la quebrada del diablo, Pedaleamos en un día 100% veraniego, Silvana me contaba en el camino que este lugar era antiguamente un paradero de distintas culturas indigenas, como un centro comercial indigena… “me hizo recordar mi pasado arqueológico frustrado”. Llegamos a un río donde buscamos un lugar ameno para descansar, yo opte por flotar río abajo.  Que increíble que en San Pedro todos los días son así VERANO, yo estaba feliz en el río, con mis amigos, en mi bicicleta increible arrendada, camino a la quebrada del diablo… eso si con un terrón de tierra en los pulmones que ni les explico.

 

Termino el descanso, Jonnas y Rafa, los alemanes del grupo tenían todo programado y querían volver a San Pedro para ir al tan concurrido paradero turístico “el valle de la luna”. No podía estar pasando esto, no podía estar tan cerca de la quebrada del diablo, y devolverme sin conocerla. Tome mi bicicleta, le dije a Silvana que conocía el lugar, que partiéramos enseguida hacia la quebrada del diablo, ella tomo la delantera por un lugar donde no había camino…. Que increíble como pedaleaba esa mujer, su bicicleta era ahí nomás y andaba mas rápida que mi Trek 9.19640 SUPERPRO. Derepente llegamos a un camino que estaba rodeado de unos árboles como arrayanes (no eran arrayanes eso si) con flores amarillas. Estos arboles nos daban la bienvenida a la Quebrada del Diablo, íbamos todos a máxima velocidad cuando empezamos a entrar entremedio de la montaña, cada metro avanzado era mas increíble, las rocas formaban caras, gargantas, ojos, brazos…. Realmente era como estar dentro de un ser de otro planeta. La leyenda cuenta según un amigo que los Indígenas caminaban por este camino cuando se iban a morir.

 

Llegamos al final de la Quebrada y mi híper ventilado amigo Rass, corrió desenfrenadamente a una cumbre desde donde nos gritaba SUBAAAN, SUBAAAN.

 

Subimos y la vista era realmente increíble, el laberinto que recorrimos era de aventura, tanto así que me hizo sentir por un momento como Indiana Jones. La quebrada del diablo fue mi paseo lejos mi lugar favorito en San Pedro de Atacama, es mágico, misterioso y lo mejor es que no es concurrido, aun puede ser una aventura… LO RECOMIENDO 100%

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: