Camino a casa…

20 Oct

Dicen que caminar hace bien, lo creo y lo practico todos los días. Es una experiencia que te hace pensar y experimentar el camino de forma diferente cada vez que lo recorres.

El camino puede tener varios colores, olores o contrastes, cuando uno observa el camino ve cosas distintas. Otra cosa interesante de recorrer siempre un camino son aquellos amigos, de saludos o solo de vista, aquellos que te reconocen solo por que pasas por ahí siempre. Esos amigos te acompañan en el camino, no importa como se llaman, que hacen de su vida, o si son buenas o malas personas, todo eso queda en el imaginario del camino, lo cual lo hace siempre y cada vez distinto.

Caminaba literalmente 8 Km todos los días, es decir 4 veces un trayecto de 2 Km.

Mi casa al trabajo mañana

Trabajo a mi casa almuerzo

Mi casa al trabajo devuelta al trabajo

Trabajo a mi casa fin del día laboral

A la gente le cuesta entender como uno camina 4 veces al día el mismo camino, por que no usa la micro, por que no usa un auto…. La verdad es que me compre un auto el año pasado y después de un año hacer siempre este trayecto caminando, lo deje por completo, pase a ser de un peatón melancólico, a ser un automovilista de corazón. No me bajaba del auto ni para comprar el pan. El camino seguía ahí solo que yo ya no lo disfrutaba, sino que pasaba sin sentir ni sus olores, ni su brisa, ni su calor, ni ver sus colores. En fin, todo esto tuvo su fin, hace 2 meses choque mi auto y tuve que volver a recorrer mi querido camino, el cual estaba distinto a como lo deje, y me hace recordar la metamorfosis que experimente en cuando a los sentidos… el cual intentare contarles brevemente a continuación.

Metamorfosis

Al comienzo estaba totalmente como zombie, caminaba a tranco rápido, con mis audífonos, pensando todo el rato, imaginándome situaciones, mi cabeza no paraba de hablar y la música condicionaba mis velocidades, sus diversos temas le daban el tono si era de esperanza, si era de venganza, o de aventura o del tan anhelado amor. La verdad es que llego un día que un fin de semana estaba con el Ipod en el bolsillo y se me dio vuelta un baso arriba dejándolo bueno para nada. “Que lata caminar sin música” pensé… Salí el primer día y mi cuerpo empezó a reaccionar al camino, me dolían los pies, tanto así que me salieron ampollas el primer día. Luego los olores, en un trayecto de este, se estacionan buses, y creo por el olor que botan el desagüe ahí mismo…. No había sentido ese maloliente trayecto….  Luego al transcurrir de los días empecé a ver los brotes de las flores, plantas y árboles del camino, sus colores y olores. También me di cuenta que habían partes donde el viento no corría y otras que en los días de calor uno puede parar de caminar para sentir el viento y el sonido que este producía al contacto con los árboles. Refrescante… Estaba empezando a caminar conciente.

Flores silvestres que crecen en mi camino

Y aparecieron los personajes, el supervisor del Transantiago, un gordo joven medio taquillero con anteojos de sol, apenas nos saludamos me hace el gesto de mover la cabeza en seña de saludo. Un señor de unos 60 años que vende pieles en la mitad del camino, que cada vez que paso me saluda con una calida sonrisa y me hace el gesto de positivismo con el pulgar de su mano derecha. Un señor que no se en verdad si es el conductor de uno de esos buses que están en la mitad del camino o es el dueño del bus… Siempre lo esta lavando y es el único que me habla “buenos días”.

Uno de los buses camino a casa

Mi viejo y desconocido amigo que vende pieles

Otra cosa interesante es que estaba viendo películas de David Lynch en este momento y me paso algo muy que rescato y comparo. David Lynch siempre ocupa puntos que yo diría esquinados para relatar, es decir si el hiciera una película en una tienda comercial, su punto de enfoque seria la entrada trasera de la tienda, o la puerta de la bodega…. Hago esta analogía por que lo que mas me llamo finalmente la atención eran los lugares que nadie se fija en un camino, esos lugares que uno mira y pueden ser cualquier cosa, esos lugares que narran y que pueden ser lo que uno imagine.

En fin me encanto volver al camino, si debo reconocer que muchos de esos lugares que eran puntos claves de mi imaginaria, ya han sido alcanzados por la civilización y convertidos en cosas útiles… pero que no me narran nada. Son lo que son.

Rincon que narra, esta casa llena de cachureos en la mitad del camino...

Rincon que narra..... porton misterioso!!

Los caminos son siempre distintos, descubrir uno es toda una experiencia

Saludos a quien lo lea!

Anuncios

2 comentarios to “Camino a casa…”

  1. Rodrigo Miranda 10/21/2010 a 11:42 #

    wenas fotos MATI (no las habia visto todas9 ese patio lleno de basura me gustó y la micro mirada desde el poste
    El personaje sentado en la silla de plástico notable
    parecen imágenes de una peli de David Lynch!

    • nomeaburro 10/21/2010 a 18:17 #

      Ese patio, esta en estoril, imaginate el contraste, no estan ni ahi con entregar su basural para convertirlo en un edificio…. es un excelente spot, aparte no es un basural, sino como un lugar donde guardan chatarra…. como se llaman esos???
      Bueno en fin, esta groso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: